El gran error que cometemos en las redes sociales

Hola familia.

Estas semanas hemos estado hablando de la imagen personal y como su correcta o incorrecta proyección puede darnos excelentes resultados o hacernos perder oportunidades de trabajo, perdida de nuevos clientes o malas relaciones humanas.

Pero está vez quiero hablar de una de las extensiones de la imagen personal y que muchas veces la descuidamos porque creemos que no nos va afectar en lo absoluto, hablo de nuestros perfiles en las redes sociales.

Seguro te preguntarás: ¿Qué tienen que ver mis redes sociales con mi imagen personal?

Bien, recordá que la imagen personal son todos aquellos factores que hacen que las demás personas creen un concepto de nosotros mismos, y las redes sociales han tomado un papel tan importante que pueden ayudar a cualquiera a crear un concepto del dueño del perfil.

En la mayoría de los casos lo que publicamos en nuestras redes sociales solo es una “vida perfecta” selfies con los amigos, momentos de compartir, nuevos artículos adquiridos, fiestas y todo aquello que nos hace ver como imperfectos.

El problema surge cuando creemos que nuestros perfiles son otro mundo y nuestra vida real otro, cuando en realidad son el mismo, y lo que publicamos, compartimos o nos etiquetan habla por nosotros.

Un ejemplo de esto: Pedro es un estudiante universitario de la carrera de administración de empresa, actualmente cursa su tercer año, y en sus redes sociales siempre publica momentos de compartir, un almuerzo con amigos, un selfie con algún batido y por las noches un selfie grupal con los amigos en alguna disco.

Todo sigue de la misma manera hasta que termina su carrera y llega ese momento en el que le toca buscar trabajo.

Lo que Pedro no sabe, es que los departamentos de recursos humanos de las empresas, le están dando importancia a las redes sociales, y a la hora de su aplicación entrega su CV. El agente reclutador lo busca en Facebook, y encuentra que Pedro es un chavalo de bacanal.

Todos los días hay fiesta, todos los días hay licor, el contenido que comparte es inapropiado y sus comentarios son grotescos. La empresa decide descalificarlo por considerarlo una persona demasiado bacanal y podría considerársele irresponsable e inmaduro.

Este es un ejemplo ficticio, sin embargo, existen casos reales que decidí no usar por respeto a esas personas. Pero de esos hay muchos y de diferentes formas.

Ahora tengo 2 preguntas que hacer, y quiero de verdad medites las respuestas y seas honesto con vos mismo.

¿Dirías en televisión lo que compartís y publicas en tus redes sociales? ¿Irías a pedir trabajo con tu perfil de Facebook impreso en lugar de tu CV?

Si tus respuestas fueron no… Entonces ha llegado el momento que decidás que es lo que querés que las personas piensen de vos con tus publicaciones, y si fue Si… ¡Felicidades! Lo has venido haciendo bien.

Espero que el post te haya gustado y te invito a compartir el post y a seguirme en las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y Snapchat: Robert.aguilars) para que estés pendiente de las actualizaciones del blog.

Saludos.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

%d bloggers like this: