Marina Jacoby no gana la corona y mil cuentos más

Hola familia.

Una vez más estoy por estos lados.

Esta vez quiero hablar de un tema que se ha estado moviendo mucho en las redes sociales, y si… Voy hablar sobre la candidata de Nicaragua que está participando en el concurso de belleza Miss Universo.

Antes que nada, debo decir que no soy Missiologo o algo por el estilo, ni siquiera intento serlo, pero ya que tengo este medio para poder expresar mis opiniones, voy a soltar la lengua.

No conozco en persona a Marina Jacoby, pero con su porte y la proyección de su imagen personal, me da la impresión de ser una chavala muy sencilla a pesar de estar en un gremio al que le dan mucha importancia a la apariencia física y estética  y que en muchas ocasiones puede causar que perdamos el horizonte.

Si algo he de admirar de ella, es el poder que tuvo para unir a tantos nicaragüenses, y sobre todo, hacer sentir a una nación completa con posibilidades de ganar en el certamen, a pesar de nunca haber tenido a una candidata coronada como Miss Universo.

Leer en las redes sociales como se emocionan por ella y todo lo que hace, expresarse tan bien e invitar a sus conocidos a votar por ella mediante las app, hace que me contagie de esa euforia.

Sin embargo, ayer fueron las preliminares, y no faltaron las personas que en lugar de alentar, de motivar y mantener la unión del país por la candidata que nos representa, solo se dedicaron a criticar, y a destruir por completo la imagen de la muchacha.

Que el caminado, que el vestido, que el color, que el tono que usó, que la actitud y muchos “peros”, y lo que me causa más risa, es que al parecer lograron hacer lo que ni un solo científico a podido hacer, viajar al futuro y regresar para contar lo que va a suceder y decir que ella no gana o ni siquiera entra en alguno de los Top.

Pero, más allá de si gana o no, de si estás de acuerdo o no con estos “Concursos de belleza” el respeto hacia su persona no se debería perder.

Es un ser humano que también siente, tiene emociones y sentimientos, y aunque no sean comentarios verbales que ella reciba, siempre dañás su integridad tratando de ocultar la mano que lanzó la piedra, detrás de un comentario o un post en alguna red social.

¿Por qué somos así? ¿Por qué nos damos la tarea de destruir? Seguro habrá alguien que dirá “Pero es que no lo hizo bien en comparación con las demás, es algo obvio”, y yo le preguntaría: ¿Cuántas veces los Missiólogos o expertos en la materia dicen quienes van a ganar o entrar al Top y al final no aciertan? ¿Por qué el hecho de no haber ganado debería ser excusa para hablar mal de ella?

La verdad que si queda o no, lo sabremos hasta el día de la gala final, pero no deberíamos de sacar conclusiones y mucho menos, destruir su integridad.

Me ha gustado mucho que en las publicaciones de cuentas grandes, personas de otros países han reconocido que los nicaragüenses estamos apoyando a nuestra candidata como nunca antes, y eso solo demuestra la fuerza que tenemos como nación.

No somos un país X, somos Nicaragua, tierra de lagos y volcanes, un país lleno de personas cariñosas, amables, con una picardía inigualable, que le gusta el baile y disfrutan de sus tradiciones, somos personas que nos enorgullecemos de nuestras raíces y sobre todo, no somos “mata mama”

Pero también somos personas que nos apoyamos entre hermanos, y que la solidaridad siempre está presente entre los nicaragüenses.

Somos personas “fieras” que a todo le buscamos la solución y que a pesar de los problemas y las situaciones difíciles que hay en el país, mantenemos la esperanza de ver algún día una Nicaragua mejor.

Y si sos de esas personas que piensa que esos concursos no de debería existir, está bien, estás en tu derecho de pensar y trabajar en pro a eso y que se cierren todos los concursos de belleza. Pero haciendo críticas destructivas de su persona no lográs nada más que dañar a un ser humano, habiendo muchas formas de sensibilizar a la población con respecto a los concursos. Al final, es su sueño, dejala ser, vivir y disfrutar de lo que ella quiera en su vida.

Una mujer que habla mal de otra mujer… Que mal que se ve eso, y ya no se diga de un hombre.

Que no se pierdan las bonitas costumbres 😉

Saludos.

 

Fotografías de la organización Miss Nicaragua

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: